Home Nutrición Dieta Saludable

Dieta Saludable

0
Dieta Saludable

Comencemos por definir a la “dieta como el conjunto de alimentos y platillos que se consumen cada día y, a la “dieta correcta”, como aquella que es completa, porque incluye en cada tiempo de comida alimentos del grupo de las verduras y frutas, cereales, alimentos de origen animal y leguminosas.

Ésta es equilibrada en la proporción de nutrimentos que cada alimento aporta; inocua porque su consumo habitual no implica riesgos para la salud; suficiente pues cubre los requerimientos nutrimentales para lograr una buena nutrición; variada al incluir diferentes alimentos de cada grupo y adecuada porque va acorde a los gustos, preferencias y cultura de quien la consume y se ajusta a sus recursos económicos sin sacrificar sus características anteriores.

Eso es una dieta correcta.

Una “dieta” se distingue de la “alimentación”, pues esta última engloba desde procesos biológicos hasta sociológicos y psicológicos que están ligados a la ingestión de alimentos por medio de los cuales nuestro cuerpo obtiene nutrimentos esenciales para el desarrollo y mantenimiento de sus funciones en las diferentes etapas de la vida, claro, siempre y cuando ésta sea correcta.

Esta acción (alimentarse) tiene también como premisa otorgarnos satisfacciones emocionales, culturales, intelectuales, estéticas y sociales, las cuales son indispensables para el desarrollo de una vida humana plena.

Para lograr lo antes mencionado, nuestro organismo lleva a cabo procesos que están involucrados en la obtención, asimilación y el metabolismo de los “nutrimentos” que son sustancias de las que están compuestos los alimentos y bebidas. Estos son los hidratos de carbono, proteínas (aminoácidos), lípidos, agua, vitaminas y minerales, ¿te suenan familiares?

Los hidratos de carbono (HC), son los que más nos gusta comer por dar sabor a la dieta. Dentro de sus funciones más importantes está el aportar energía (4 kilocalorías por gramo) y ser ahorradores de proteína ya que, en presencia de HC, no se utiliza ésta como fuente de energía. Sin las proteínas, no se puede completar el metabolismo de los lípidos que son macromoléculas que aportan mayor cantidad de energía (9 kilocalorías por gramo).

Los HC se dividen en HC simples y complejos. Los HC simples tienen la peculiaridad de ser absorbidos rápidamente a fin de llegar al torrente sanguíneo lo más rápido posible y aumentar la glucosa en sangre. Ejemplos de estos hidratos de carbono son la sacarosa o azúcar de mesa, los dulces y las harinas refinadas. En contraste, los HC complejos requieren mayor tiempo para su digestión y absorción, por lo que provocan una elevación lenta y moderada de la glucemia postprandial (azúcar en sangre después de comer). Ejemplos de estos son los cereales (granos) integrales, leguminosas (frijol, haba, lenteja, etc.) verduras y frutas.

 

 

 

Por otro lado, las proteínas están compuestas por átomos de carbono, hidrógeno, oxígeno y nitrógeno, así como en ocasiones también pueden tener presente azufre y fósforo, pero es el nitrógeno lo que distingue a estas moléculas.

Dentro de sus funciones están la reparación de tejidos, formación de estructuras de sostén y protección en el organismo, también producir hormonas y tienen una actividad biológica única en el cuerpo que ningún otro nutrimento puede llevar a cabo: formar enzimas para regular reacciones metabólicas por medio de éstas, en conjunto con las hormonas.

Las proteínas están constituidas por cadenas de aminoácidos y estos, a su vez, se dividen en no esenciales y esenciales; estos últimos deben ser consumidos en la dieta debido a que el cuerpo no los sintetiza, y son la isoleucina, leucina, lisina, metionina, fenilalanina, treonina, valina, histidina y el triptófano. Los aminoácidos tienen la función de aportar energía cuando el aporte de glucosa, la cual se obtiene al comer HC simples y complejos, no es suficiente para satisfacer los requerimientos del organismo (cuerpo humano).

Los lípidos, por otro lado, son otro macronutriente importante que aporta más del doble de la energía que aportan los HC, es decir, 9 kilocalorías por gramo. Este dato lo retomaremos en una siguiente entrada de blog en la que hablaremos de la dieta cetogénica.

 

Los lípidos más simples son los ácidos grasos y, los más conocidos, son el colesterol. Ambos se obtienen de la dieta, pero también pueden ser sintetizados o creados a partir del catabolismo de los HC y las proteínas dentro del cuerpo, así como también a partir de los depósitos de triglicéridos que tenemos en tejido adiposo. Si te imaginaste a las famosas “llantitas”, estás en lo correcto, ¡ahí se almacenan!

Como pudiste leer, gracias a los nutrimentos es que podemos obtener energía, vivir y mantener una buena salud y prevenir enfermedades, siempre y cuando llevemos a cabo una dieta correcta. Recuerda que existen nutrimentos y sustancias esenciales que nuestro cuerpo no puede sintetizar desde cero y entonces debemos aportarlas a nuestro organismo a través de los alimentos, por lo que debes equilibrar y variar estos en el desayuno, la comida y en la cena.

 

Lorena Guido

Licenciada en Nutrición

 

#InformaTEEB #Blog #Nutrición #DietaSaludable #BlogTEEB

 Bibliografía:

  • Diario Oficial de la Federación. Secretaria de Salud SSA. Norma Oficial Mexicana NOM-043-SSA2-2012, Servicios básicos de salud. Promoción y educación para la salud en materia alimentaria. Criterios para brindar orientación. México: Secretaría de Salud; 2012.
  • Mckee T, Mckee J. Bioquímica; las bases moleculares de la vida. 5ta. Edición. Editorial Mc Graw Hill. Capítulo 5. 2013.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here