Home Bienestar Desmintiendo mitos: Higiene visual (parte 2)

Desmintiendo mitos: Higiene visual (parte 2)

0
Desmintiendo mitos: Higiene visual (parte 2)

 

En la entrada anterior del blog de Bienestar, se habló acerca de lo que es la higiene visual y se dieron una serie de recomendaciones y normas a seguir a fin de evitar el estrés visual, en adultos, y problemas de visión, en los niños. En esta ocasión, enlistaré mitos relacionados con la visión y los iré desmintiendo uno a uno. Estos incluyen el uso de dispositivos electrónicos, la lectura en movimiento o sitios con poca iluminación, el uso de lentes, los “bizcos”, la muy de moda luz azul y más. ¿Estás list@ para ser sorprendid@? ¡Sigue leyendo!

 

 

Mito 1: La televisión, la computadora y usar frecuentemente dispositivos electrónicos con pantallas causan problemas de visión.

  • Las pocas radiaciones emitidas por la televisión y la computadora no alteran la visión. Se pueden disminuir los reflejos, brillo e intensidad de la luz emitida por las pantallas de estos tipos de dispositivos a fin de disminuir la fatiga visual digital (digital eyestrain), sin embargo, estos dispositivos no son dañinos para el ojo. Además, estar viendo pantallas constantemente hace que parpadeemos menos y nuestros ojos se sequen más de lo normal. Esto puede ocasionar una visión borrosa temporal. Ésta puede revertirse, incluso prevenirse, aplicando gotas lubricantes en los ojos (lágrimas artificiales) recomendadas por tu médico. En la entrada anterior te mencioné algunas marcas que puedes usar.

 

Mito 2: Leer con poca luz o hacerlo muy de cerca perjudica la visión.

  • La intensidad de la luz sólo hará que las cosas se vean más o menos iluminadas. El leer muy de cerca requiere mayor fuerza de acomodación. Unos músculos dentro del ojo se encargan de “enfocar” y se pueden “cansar” más con este tipo de acciones, ocasionando visión borrosa. Sin embargo, esto es temporal y se puede prevenir con la regla 20-20-20 (explicada en la entrada anterior). 

 

Mito 3: Hay que comer muchas zanahorias todos los días para ver bien.

  • Es verdad que la vitamina A que contienen las zanahorias ayuda, pero la cantidad de vitamina A obtenida de una dieta normal es suficiente. La vitamina A no revierte problemas de refracción; no importa cuantos kilos de zanahoria consuma una persona con miopía, seguirá siendo miope.

 

Mito 4: Acostumbrarse a los anteojos o no usarlos cuando son necesarios empeora el defecto refractivo en los ojos.

  • Los anteojos sólo enfocan las imágenes en la retina para que se puedan ver nítidamente. Usarlos o dejar de usarlos no influye en el defecto refractivo que tenga la persona.

 

Mito 5: El limón y la manzanilla son buenos para los ojos, tanto para limpiarlos como para quitar “perrillas”.

  • Estos no tienen propiedades bactericidas y pueden llegar a irritar tu ojo. No debes aplicar nada a tu ojo que tu médico no autorice o recomiende. Para lubricar tus ojos debes usar gotas especializadas que contengan un pH y contenidos minerales similares a los de tus ojos. Asimismo, las muy sonadas “perrillas” se originan de unas diminutas glándulas tapadas cerca de la raíz pilosa de tus pestañas y no porque observaste a ciertos animales hacer ciertas acciones (tú sabes de qué estoy hablando 😉). El “orzuelo” (nombre médico de las “perrillas” en etapa aguda) puede tratarse aplicando compresas húmedas y calientitas, haciendo aseos regulares, incluso pueden requerir de una curación quirúrgica. ¡Consulta a tu médico!

 

Mito 6: No hay que tomar demasiado café o líquidos porque sube la presión intraocular.

  • El ojo sano tiene mecanismos “homeostáticos” que equilibran la cantidad de “líquidos” (humor vítreo y humor acuoso) dentro de él, sin importar el tipo o la cantidad de líquidos que se consuman. 

 

Mito 7: Hacer “bizcos” cuando hay corriente de aire te puede dejar así permanentemente.

  • El “estrabismo” (estar bizco) no se presenta por cambios en la temperatura ni fenómenos físicos; la mayoría de las veces está relacionado con una alteración en alguno de los músculos extraoculares que sirven para voltear el globo ocular de un lado a otro.  Por cierto, hablando de niños con estrabismo, NO se debe esperar a que el niño cumpla 8 años para que se le corrija este problema (en caso de que lo tenga). Mientras de más pequeños se corrija el estrabismo, menos se afectará su visión. ¡Consulta a tu médico!

 

Por último, y muy sonado, ¡la LUZ AZUL! ¿Qué tanto sirven los lentes con filtro para este tipo de luz, o las pantallas y cubrepantallas con este tipo de filtro? ¿Esta luz es dañina para los ojos?

  • Este tipo de luz, de ondas cortas de longitud (400-495 nm) y alta frecuencia y energía, es emitida principalmente por el sol (junto con los rayos UV); las pantallas de algunos dispositivos también lo hacen, aunque en mucha menor medida. Es cierto que una excesiva exposición a la luz azul y rayos UV del sol aumentan el riesgo de enfermedades oculares, sin embargo, no se ha demostrado que la exposición a las pantallas de estos dispositivos tengan el mismo efecto. Los anteojos que dicen tener un filtro para este tipo de luz tampoco han demostrado proteger a los ojos de este riesgo ni disminuir la fatiga visual digital (Singh et al, 2021). Así que, ¡todo esto es MITO! 
  • ¿En qué sí te puede afectar este tipo de luz? En tu ciclo sueño-vigilia. Este es el “reloj biológico” programado en tu cuerpo con base en diversos factores de tu entorno; uno de ellos, la cantidad y tipo de luz que te rodea. La melatonina es una molécula que ayuda a regular tu ciclo circadiano a través de la regulación del ciclo sueño-vigilia, secreción de hormonas, respuestas inmunes, entre otros y que se produce en un sitio del cerebro llamado “glándula pineal”, aunque tu retina también juega un papel. Esta glándula reacciona según los estímulos que se reciben en el cuerpo, uno de ellos, el tipo y la cantidad de luz. De modo similar, las células ganglionares de la retina reaccionan a la luz, suprimiendo la producción de melatonina (popularmente denominada “hormona del sueño”) cuando son estimulados por la luz. Por este motivo, usar dispositivos electrónicos cerca de la hora de dormir puede “espantar el sueño”, pues le estarían indicando a tu cuerpo que “aún hay luz (de día), por lo que no es necesario producir melatonina e irse a dormir”. Por esta razón, parte de la “higiene del sueño” (y de la cual hablaré en otra entrada más adelante) incluye la suspensión del uso de pantallas un par de horas antes de que uno se vaya a dormir.

 

RECUERDA acudir con tu médico regularmente. Como lo dije en la entrada pasada, no sólo debes acudir con un médico oftalmólogo(a) en caso de que disminuya la visión, veas doble, sientas dolor en los ojos, sufras de una herida en el ojo o padezcas de diabetes o presión alta, sino que debes acudir con este tipo de médicos AÚN SI “ESTÁS SANO”. Las visitas periódicas pueden ayudar a detectar con tiempo y precozmente potenciales problemas graves en los ojos. Otra vez… ¡Consulta a tu médico! Nos interesa tu salud 😊.

 

Dra. Regina Portilla Suñol

Médico general 

Telehealth Lead y Health provider en TEEB Health

 

#InformaTEEB #TEEB #Bienestar #HigieneVisual #DesmintiendoMitos #LuzAzul #UsoDePantallas #ConsultaATuMedico #BlogTEEB #Blog

 

Fuentes de consulta:

– Graue Wiechers. (2009). Oftalmología en la práctica de la medicina general (3a ed). McGraw Hill.

– Marcdante, K.J., & Kliegman, R.M. (2015). Nelson de Pediatría esencial (7a ed). Elsevier.

– Singh, S., Downie, L.E., & Anderson, A.J. (2021). Do blue-blocking lenses reduce eye strain from extended screen time? A double.masked, randomized controlled trial. American Journal of Ophthalmology. Feb 12; 226: 243-251.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here