Home TEEB Expert Conociendo más acerca del TDAH

Conociendo más acerca del TDAH

0
Conociendo más acerca del TDAH

 

Buenas tardes a todos, soy el Dr. Leonardo de Benito Avendaño, médico psiquiatra con subespecialidad en paidopsiquiatría, es decir, psiquiatría infantil y de la adolescencia; y el día de hoy en conmemoración del día de concientización del trastorno por déficit de atención e hiperactividad, les hablaré un poco del mismo.

Empecemos por las bases

¿Qué es el Trastorno por déficit de atención e hiperactividad? Buenas tardes a todos nuestros lectores, quisiera primero iniciar explicando ¿qué es el famoso trastorno por déficit de atención e hiperactividad o TDAH? En palabras simples, se trata de un padecimiento del desarrollo neuronal, es decir, de cómo se formó nuestro cerebro. Sus síntomas principales son la muy conocida triada (pero que no se limita solo a estos) de inatención, hiperactividad e impulsividad.

Afecta principalmente entre el 5 y 8 de cada 100 de los niños en edad escolar y hasta un 85% persisten en la adolescencia y  60% en la vida adulta. Con frecuencia se le encuentra además asociado con otros problemas de aprendizaje, ansiedad, depresión y del control de los impulsos.

Pero ¿Desde cuándo se conoce este padecimiento? ¿Es cierto que es un invento de finales del siglo XX? ¿Es un problema del estilo de crianza de los padres? ¿Es verdad que los medicamentos generan adicción o dan efectos adversos graves?

Muchas personas se hacen estas preguntas todos los días y varias respuestas falsas o incompletas han llevado a crear una serie de errores en nuestra forma de ver este padecimiento, es por esto que trataré por este medio clarificar las dudas de todos ustedes lectores y por supuesto, romper con los mitos y la desinformación que frecuentemente aparecen en internet y las redes sociales.

Vamos a comenzar por la historia…

El TDAH no fue un invento del siglo XX ni su descubridor fue León Eisenberg como aseguran los rumores en varias páginas web que antes de morir confesó que fue una invención de la industria farmacéutica.

Se pueden encontrar descripciones del TDAH (aunque no con este nombre) desde 1775 por médicos como Melchior Adam (quien usó por primera vez el término déficit de atención), en 1850 Heinrich Hoffman, luego por Desiré-Magloire Bourneville en 1875 como “niños inestables” y en 1902 por George Still como “niños con una condición de control moral deficiente”.

Incluso fuera del ámbito médico podemos encontrar autores de libros como Mark Twain en 1876 en su libro “Las aventuras de Tom Sawyer” quien escribió  todo un capítulo donde describe la sintomatología que ahora distinguimos como parte del déficit de atención en el personaje homónimo de la obra.

EL TDAH afecta a una gran cantidad de personas, y se ha hecho más evidente en los últimos años.

Como dejo claro con lo anterior, el TDAH es un padecimiento que ha sido descrito desde hace por lo menos dos siglos en la literatura, tanto médica como no médica con lo que podemos romper el mito de que es una enfermedad moderna. Por otro lado, podemos preguntarnos entonces ¿qué es lo que lo causa? La respuesta a esto no es sencilla.

La mayoría de los trastornos neuro-psiquiátricos tienen causas multifactoriales (es decir, múltiples causas) y se le conoce como modelo “Bio-Psico-Social” donde explicamos que las causas son biológicas, ambientales y de propia resiliencia del paciente.

Hoy en día sabemos que la parte “biológica” de este modelo tiene un poco mayor peso que los otros factores. Se han observado que tiene una alta “heredabilidad” (es decir, que casi un 90% se puede explicar por los genes y es muy heredable a la siguiente generación).

También se han encontrado asociaciones con complicaciones en el embarazo y parto de estos pacientes (por ejemplo: los niños con TDAH tienen el doble de probabilidad de haber nacido prematuros entre las semanas 27 y 33 y hasta 10 veces más probabilidad de haber nacido entre las semanas 23 y 24).

¿Esto quiere decir que los nacidos prematuros o con otro problema en el parto y embarazo, o bien que son hijos de pacientes con TDAH van a desarrollar la enfermedad?

La respuesta es no, pues aunque tienen estos importantes factores de riesgo, hacen falta otros factores que son difíciles de cuantificar y calcular para los médicos en donde interviene la crianza y la propia capacidad resiliencia del paciente y en algunos casos pueden evitar que se desarrolle el padecimiento como lo conocemos.

Con esto me gustaría ahora abordar el tema del tratamiento de los pacientes con TDAH. El tratamiento indicado para estos chicos es multimodal ¿qué quiere decir esto? Sencillo, que requiere de manejo de múltiples áreas a la par las cuales deben de evaluarse para determinar las necesidades específicas de cada niño, como un zapato a la talla para cada persona.

Estos tratamientos siempre incluyen psicoeduación hacia el paciente y sus familiares (es decir, que se les explica el TDAH a todos ellos y los cambios que deben realizarse al estilo de vida) pueden incluir terapias emocionales, conductuales y pedagógicas (nuevamente, dependiendo de las necesidades del paciente) y en casos moderados y graves, tratamiento farmacológico.

El tratamiento farmacológico en los pacientes con TDAH ha demostrado en múltiples ocasiones que funciona.

y a pesar de los mitos que se tienen, no generan ningún tipo de adicción. Además, la mayoría de sus efectos adversos, si siquiera se presentan, suelen ser muy bien tolerados por los pacientes (con sus contadas excepciones).

El tratamiento principal suele ser con el uso de un estimulante, probado desde 1937 por  Charles Bradley con un medicamento estimulante llamado “bencedrina” (en desuso en la actualidad).

Actualmente los principales estimulantes usados en el TDAH son el metilfenidato y lisdexanfetamina, los cuales no solo no causan adicción, sino que incluso, y de acuerdo de estudios más recientes donde se asocia el TDAH con el uso de sustancias, parece prevenirlas.


El TDAH puede diagnosticarse desde muy temprana edad, pero es importante que esto se realice por especialistas.

Es importante aclarar que el TDAH no es sólo un niño hiperactivo y distraído como la sintomatología clásica puede hacernos pensar. También afecta a mujeres (la relación hombre-mujer es 2:1, es decir, dos hombres por cada mujer) y la sintomatología muchas veces incluye dificultad en la regulación del estado de ánimo, lo cual puede conllevar a comorbilidades conductuales y emocionales tales como el trastorno negativista desafiante y el trastorno depresivo mayor, entre otros.

De hecho, es más la regla que la excepción el encontrarse con comorbilidades en el TDAH por lo que siempre se sugiere sea valorado por médicos y psicólogos para brindar un mejor tratamiento y pronóstico.

Como pueden leer, hay mucha información sobre el TDAH,

pero principalmente los invito a siempre buscar información sobre el padecimiento con especialistas médicos y psicólogos sobre el mismo, para evitar caer en el mar de desinformación que en ocasiones podemos encontrar en la red.

Aclaramos que no es una enfermedad moderna, sino que es descrita desde por lo menos hace 2 siglos, que tiene un importante componente genético entre sus causas y que su tratamiento debe de ser multimodal.

Por último los invito a escribirnos por este medio todas sus dudas para que aprendamos todos juntos sobre este y otros trastornos de la infancia.

#TEEB #BlogTEEB #TDAH #DeficitDeAtencion #Hiperactividad #Trastorno #Medicina #TEEBExpert #Teleconsulta #Telemedicina #ADHD

 

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here